La técnica de Drenes Verticales consiste en aplicar drenes verticales prefabricados a suelos poco permeables, lo que permite aumentar considerablemente su velocidad de consolidación. Estos drenes pueden alcanzar profundidades de más de 50 metros, según la naturaleza y la composición de los terrenos a tratar.

Hay que realizar un terraplén de precarga temporal como complemento del dren vertical para lograr una consolidación primaria parcial o total y una garantía de varias décadas en la consolidación secundaria.