La técnica de Sustitución Dinámica, es una extrapolación de la Compactación Dinámica, en la que la energía de apisonado sirve para constituir mediante «Sustitución Dinámica» columnas o pilas de material granular compactado de gran diámetro que refuerzan los suelos compresibles. La energía de la compactación también se transmite al suelo subyacente, cuyas características mecánicas pueden, en su caso, mejorarse.

Esta técnica puede aplicarse en suelos de turba o con un alto contenido en materia orgánica debido a su reducida esbeltez, y su capacidad drenante permite acelerar la consolidación de los suelos existentes, con un rendimiento muy elevado.