La técnica de Vibrocompactación consiste en una compactación en profundidad en suelos flojos o rellenos granulares heterogéneos, que se lleva a cabo mediante vibradores o vibroflotadores, con el objetivo de densificar el terreno a cargo de la vibración. Las continuas vibraciones, junto con los chorros de agua proyectados por la parte inferior del vibrador, generan una licuefacción localizada del terreno que permite que los granos se reordenen en un estado mas denso.

En los suelos granulares no cohesivos, como arenas y gravas, el vibrador provoca una licuefacción y un asiento casi inmediato. En suelos cohesivos, el vibrador, al subir, deja un hueco el cual hay que rellenar con grava.