La técnica Compaction Grouting es una técnica de mejora de suelo por inyección controlada cuyo principal objetivo es compactar el terreno en la masa. El tratamiento se realiza por inyección de un mortero a presión que desplaza el suelo en torno a la punta de una herramienta de perforación para un volumen dado, lo que se traduce en una compactación del suelo. Las columnas de compactación solida impelente son cilindros verticales de mortero realizados en el suelo por la punta de una herramienta de perforación, que lleva un mortero hasta su extremo gracias a la presión de una bomba.

La técnica de Compaction Grouting se utiliza habitualmente para compactar los suelos sueltos de carácter arenoso y aumentar así sus coeficientes de seguridad frente al riesgo de licuefacción.